12 ene. 2014

LAS TRABAJADORAS OLVIDADAS

Estos días son ricos en reportajes periodísticos que alertan sobre la fuerte discriminación que sufren las mujeres en los puestos “top” de las empresas, en forma de grandes diferencias retributivas, mayores dificultades para entrar en los círculos de poder decisorio y acoso sexista. Por supuesto que no pretendo con estas letras negar todas esas evidencias, ni restarles un ápice de importancia, en un mundo en el que el selecto grupo de los que mandan responden a ese estereotipo tan conocido del hombre con comportamientos “muy masculinos”, depredador y carnívoro. Más bien al contrario, es este escenario el mejor teatro de unos comportamientos sexistas en términos de poder dominical, utilizando esta expresión en su sentido etimológico. Pero, por desgracia, no resulta tan noticiable ni tan elocuente referirse al conjunto de la población laboral, ni expresar que muchos de los grupos y categorías profesionales menos cualificadas albergan a la mayoría de las trabajadoras. Ni, por supuesto, que en tales circunstancias, sus expectativas de promoción profesional no existen. Tampoco está muy de moda, con los pretextos de que la destrucción de empleo ha afectado mayormente a los trabajadores varones y de que el porcentaje de paro formal entre ambos sexos casi se ha equiparado, insistir en la bajísima tasa de ocupación femenina, que en 2012 apenas superaba el 53 por 100. Y, curiosamente, cuando la prensa poco adicta al régimen comenta críticamente las últimas reformas del trabajo a tiempo parcial, guarda silencio sobre el impacto en términos de sexo de las mismas, como si perjudicaran igualmente a hombres y mujeres. No han sido suficientemente descritos –por lo menos, con el nivel de atención que merecerían- los efectos diferenciados en trabajadores y trabajadoras de las últimas reformas laborales al eliminar garantías básicas del tiempo de trabajo, facilitar la movilidad funcional descendente, o eliminar derechos profesionales en las modificaciones de las condiciones de trabajo, por proponer solo tres ejemplos muy elementales. Es verdad, la normativa sobre los impactos de género es derecho declamado, como lo es la efectividad de una norma teóricamente ubicada en el bloque de constitucionalidad, la Ley Orgánica 3/2007. Y en este olvido habitado por las trabajadoras, la mayoría de ellas desempleadas no registradas –unas pocas aún mantienen su inscripción formal como demandantes de empleo- trabajadoras precarias y/o trabajadoras que, cualificadas o no, ocupan el suelo de los sistemas clasificatorios, nadie se preocupa de la amnesia colectiva. De la derecha nada puede esperarse. El bienio negro –no me refiero, claro está, al de la CEDA 1933/35, sino al del Papo 2012/2014- ha engullido muchos derechos civiles, y muy en particular, los relativos a los derechos a la igualdad y a la diferencia. Pero me llena de pesimismo que las opiniones que emite aquello que daría en llamarse la alternativa política, social e informativa, hayan caído en esta especie de banalidad comunicativa. Yo le pido que siga preocupándose, vg., de cómo las mujeres son expulsadas de las grandes tomas de decisión en la City –por más que la mayoría de las expulsadas no mostrarán demasiada empatía con esos medios de comunicación-. Pero les exijo que hagan un esfuerzo de memoria. Las trabajadoras de la limpieza, las cuidadoras de los grandes dependientes, las que han abandonado el mercado de trabajo porque trabajar no les merece la pena, las operarias de oficios varios, las auxiliares administrativas, las desempleadas en edad fértil o con responsabilidades familiares y otras muchas se lo agradecerán. Y, sobre todo, no hay mejor legitimación para hablar de estos temas que la equidad. Mucha mayor que la productividad o la eficiencia empresarial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os comentarios son benvidos neste blog, xa que o seu obxectivo é ser un punto de encontro e de diálogo co autor. Podes deixar a tua opinión, que pode non coincidir coa miña, pero sempre con cabeza. Os comentarios destructivos ou que falten ó respecto dos participantes no blog serán eliminados.